26 febrero 2011

Yo, protestando.

Un punto

Siento vergüenza. Hoy, durante las manifestaciones por la aprobación de Castilla, a 10 metros de mi los pacos se llevaron a una chica de 20 años, madre de una niña de unos 18 meses, por el crimen de aplaudir frente a La Moneda. El papá, un pollo mucho menor que yo, se queda con la niña en brazos, impotente. Hay otra pareja con un niño de brazos. La mamá está emputada, veo en los ojos que siente rabia e impotencia también. Rabia contra los pacos, rabia contra contra nosotros, rabia contra los que no están ahí.

Y nada. Vemos partir la micro con la mamá arriba. Asustada, enojada. Pensando en su hija. El resto seguimos alejándonos. El papá y la otra pareja se van juntos a la comisaría a esperarla.

Y seguimos caminando, avanzando. Echarle pa'delante no más. Y es menos difícil de lo que imaginaba, a los 3 pasos ves que todo, la gente, la cuidad, siguen como si nada. Entonces es cuestión de echarle pa'delante no más.


Ves la gente, las micros, los negocios, una tarde normal en la ciudad. Normal. ¿Vamos a tomar un copete? Veo panfletos en las paredes denunciando cómo se aplican los montajes del gobierno. Habían varios, como 7. Imagino que quienes los hicieron y fueron ahí a pegarlos pensaban que alguien los iba a leer. Veo las micros llenas de gente que viene de vuelta de la pega, cansada, cabreada de estar 13 horas de pie en la tienda... pero bueno, es fin de mes, no? Pueden ponerse al día con las cuentas.

¿Con cuántas micros llenas de esa gente se lograría algo? Gente va, paga su entrada para ir al partido de Chile, y juntas 50.000 personas que gritan y saltan mientras otro país viene y barre al equipo, "humilla la patria". Pero no logras, gratis, esa misma gente para gritar y saltar por la propia dignidad.

¿Pa qué vai a ir a alegar por el Transantiago?
¿Pa qué vai a ir a alegar por una cuestión en el desierto?
¿Pa qué vai a ir a alegar por la reconstrucción?

Nos dejamos convencer de eso. En que el vío no va a perder el tiempo en esas weas. Él es vío.




Pero ¿y cómo te puedes apagar, desconectar y que ya no te importen otras personas como tú, que no pueden vivir dignamente? Cómo traicionarse uno mismo y volverse cínico? Así sería más simple la vida. Pero yo no quiero que mi vida sea simple. Porque esto ya se trata de cómo enfrentar la vida, creo yo. Qué valor le das a tu vida para que sea más importante lo material, antes que conectar con otro.

¿Cómo será la cosa en otros paises? En todas partes se cuecen habas, pero quizás en otro lugar, más alegre, menos zombie, uno pueda vivir.

Y dejar este frasco y sus miserias atrás.


Acá estoy, tomándome un copete, escribiendo esto en un pub. Y allá sigue ella, una madre detenida en la comisaría, preguntándose cómo está su hija, y dónde cresta estabamos los demás.



-

1 comentario:

Mariel Rubio Araya dijo...

Siento la misma impotencia cuando voy a marchas o a protestas varias. También cuando me dicen "¿para qué estudiaste Historia? son sólo datos que no sirven de nada ni es rentable". O cuando me tratan de loca por estudiar Agronomía, total, un árbol más o un árbol menos da lo mismo, al igual que da lo mismo la forma en que explotas recursos silvoagropecuarios.Total, lo importante es la rentabilidad.
Mi hipótesis es que la apatía y el excesivo amor por lo rentable es herencia de "aquellos" 17 años y de "otros" 20 años de hacer las cosas sólo e la medida de lo posible.
¿Qué hacer? Sumarse a la corriente, subir a la micro y hacer como que nada pasa o seguir tenazmente contra la corriente. Yo voy por esta última.